Nuestras instalaciones están preparadas para atender los problemas bucales de los niños. En un ambiente distendido y relajado los más pequeños son visitados con paciencia y cariño.

El uso del dique de goma es imprescindible en odontopediatría para un trabajo seguro y confortable.

Una vez acostumbrados al entorno, el tratamiento es un juego de niños.

Futuros doctores también toman sus primeras nociones en nuestra clínica.